De vez en cuando se acuerdan de nosotros

 

Un punto en el que la seguridad vial está en entredicho. El cruce nuevo de la aldea de Fuente Álamo es, de hace años, escenario de un goteo de accidentes. El último ocurrió hacia las siete menos diez de la tarde de ayer. En este lugar, donde confluyen la carretera que conduce a La Rábita y otras aldeas y el kilómetro 45 de la A-339 (Cabra-Alcalá la Real) se rozó la tragedia al producirse un aparatoso choque frontolateral. Los vehículos implicados eran dos turismos, uno que circulaba por la A-339 en sentido Cabra y otro que iba a incorporarse. Los servicios de emergencias recibieron aviso de que había una persona atrapada. Por ello en el dispositivo se movilizó a los bomberos, que trabajaron para rescatarla, y un helicóptero, que al final no intervino.

El balance es de tres personas heridas, aunque, en principio, las lesiones no revisten gravedad. Se trata de una mujer de 65 años y su hijo, ambos vecinos de La Rábita, que iban en el vehículo que se preparaba para acceder a la A-339, y un hombre, cuyo lugar de residencia no ha trascendido, que viajaba en el otro automóvil. La edad de los varones, según las fuentes, ronda los 33 años. El rabiteño pudo desplazarse por sus propios medios hasta el hospital de Alcalá la Real para recibir atención de las lesiones leves, localizadas principalmente en una pierna. En cuanto a la mujer tuvo que ser trasladada hasta Granada para ser sometida a algunas pruebas. Se desconoce si también hubo que derivar al tercer herido después de pasar por Urgencias.

Según indica el servicio 112, como consecuencia de la colisión se dio aviso, además de a componentes del servicio de Bomberos de Alcalá la Real, a agentes de la Guardia Civil y la Policía Local, así como a trabajadores de Conservación de Carreteras. Se investigan las circunstancias y las causas del percance, que originó importantes desperfectos en los dos coches involucrados en el percance.

Con una antigüedad de alrededor de una década, la carretera JA-4305 es motivo de críticas por la sucesión de accidentes prácticamente desde su apertura. Aparte del punto conflicto del cruce con la A-339 ha habido salidas de vía y choques en otros tramos. Se trata de una calzada con continuas subidas y bajadas y pronunciadas curvas, con formación de escarcha en invierno. Después de pasar cerca de Fuente Álamo llega hasta San José, desde donde, por un ramal, se llega a La Rábita.

Fuente: https://www.diariojaen.es/