La Legislación Consolidada en la Prevención de Riesgos Laborables viene recogida en:

El empresasio, las administraciones públicas, tienen el deber de proteger a sus trabajadores frente a los riesgos laborables.

El empresario aplicará las medidas que integran el deber general de prevención con arreglo a los siguientes principios generales:

  • Evitar los riesgos
  • Evaluar los riesgos que no se pueden evitar
  • Combatir los riesgos en su común
  • Adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los afectos del mismo en la salud.
  • Tener en cuenta la evaluación de la técnica
  • Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro.
  • Planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo.
  • Adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual.
  • Dar las debidas instrucciones a los trabajadores.

PREVENCIÓN EN TRABAJOS DE CONSERVACIÓN Y EXPLOTACIÓN DE INFRAESTRUCTURAS (INSST)

INFORME SOBRE SEGURIDAD VIAL LABORAL EN LOS TRABAJOS DE MANTENIMIENTO DE CARRETERAS (F.L.C)

La mayor parte de los accidentes acontecidos por atropello durante los trabajos de conservación y mantenimiento de carreteras se produce por un peligro no
generado por los propios trabajos, sino que es originado por las características del emplazamiento donde se realizan. Además, de entre los diversos trabajos que
se realizan en estas obras, las tareas de señalización son las que más se relacionan con los atropellos, probablemente porque los trabajadores que
realizan estas tareas requieren aproximarse a la vía en uso, y por lo tanto están más expuestos al peligro que supone la invasión de la zona de trabajo por
parte de los vehículos ajenos a la obra.

Pincha para ver el video
Fuente: Fundación Laboral de la Construcción

Aquí entran las que disponen de grandes proporciones geométricas equiparándolas con referencia a los vehículos tradicionales de calle, tiene volumen y peso considerable. Necesitan de un operario (oficial de 1ª) capacitado que necesita de un carnet especial para maquinaria pesada,  dada la complejidad de los mandos y la funcionalidad de las mismas.

Las normas preventivas más generales que han de observar los trabajadores de la obra durante su actividad relacionada con Maquinaria de Obra son:

  • Utilizar únicamente aquellos equipos y máquinas para los cuales se dispone de la cualificación y autorización necesarias.
  • Utilizar estos equipos respetando las normas de trabajo indicadas por el fabricante.
  • Respetar la señalización interna de la obra.
  • No utilizar la maquinaria para transportar a personal de la obra.
  • Realizar mantenimientos periódicos de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • Circular con precaución en las entradas y salidas de la obra.
  • Vigilar la circulación y la actividad de los vehículos situados en el radio de trabajo de la máquina.

Para llevar o manejar este tipo de maquinaria ademas de ser necesario según las características de cada maquinaria es necesario la realización de un curso específico para cada maquinaria según sus características.

La maquinaria pesada más habitual en los centros de conservación y explotación de carreteras son:

  • Retroexcavadora
  • Cámiones > 12Tn
 
  • Las herramientas se mantendrán limpias y libres de grasa o sustancias deslizantes, tanto durante su uso como durante su almacenamiento o colocación en su lugar.
  • Se prohíbe el empleo de las herramientas manuales para usos distintos de aquellos para los que han sido fabricadas (llaves como martillos, destornilladores como palanca, cuchillos o navajas como destornilladores).
  • Queda prohibido llevar a cabo cualquier modificación en las herramientas o realizar acoplamientos, salvo que estén especialmente diseñadas para ello.
  • Siempre se elegirá la herramienta más adecuada para el trabajo a realizar (Ej.: llave fija mejor que llave inglesa), y del tamaño y calibre adecuado.
  • Cuando en los procedimientos de trabajo aparezca recogido un tipo concreto de herramienta para realizar el trabajo, no se empleará otra distinta bajo ningún concepto.
  • No se emplearán herramientas defectuosas o deterioradas: La unión entre sus elementos será firme, para evitar rotura o proyección de los mismos.
  • Las partes cortantes y punzantes se encontrarán siempre debidamente afiladas.
  • Las cabezas metálicas carecerán de rebabas.
  • Los mangos o empuñaduras estarán exentos de grietas o astillas, no tendrán bordes agudos ni superficies resbaladizas. Los elementos metálicos no ofrecerán desgastes importantes, deformaciones o grietas.
  • El aislamiento de las herramientas especiales para trabajos eléctricos se encontrará siempre en perfecto estado.
  • No se emplearán herramientas de acero o que puedan producir chispas, en lugares en los que existan atmósferas con gases inflamables o sustancias combustibles o explosivas.
  • Cuando una herramienta no se utiliza se colocará en su correspondiente portaherramientas (estantería o caja).
  • Las herramientas nunca se colocarán dentro de los bolsillos ni se transportarán en la mano.
  • Se utilizarán los equipos de protección individual adecuados para cada herramienta y trabajo.

Los encargados de los trabajos revisarán periódicamente el estado de las herramientas de los trabajadores a sus órdenes, con el fin de retirar o reparar las que no sean aptas para su uso seguro.

Herramientas más comunes en un centro de conservación y explotación de carreteras:

  • Azada
  • Palmeta
  • Pala
  • Pico
  • Taladradora
  • Generadores
  • Compresores
  • ….

fuente: Uni. Oviedo

    Una conservación integral de carreteras exige no sólo mantener en buenas condiciones el pavimento por el que circulan los vehículos, sino el conjunto de la infraestructura incluyendo operaciones como la siega y desbroce de los márgenes, cunetas y medianas de las autopistas.

El control de la vegetación dista mucho de ser una actuación meramente estética, sino que persigue objetivos fundamentales, tanto para la Seguridad Vial de los usuarios de la vía, como para el mantenimiento general de la infraestructura:

  • Se genera una zona de seguridad para facilitar que los vehículos puedan realizar maniobras de evasión ante accidentes.
  • Mejora la visibilidad de las señales de tráfico y del balizamiento (captafaros situados en las barreras de seguridad)
  • Mejora la visibilidad en las curvas.
  • Contribuye a evitar que especies arbóreas y arbustivas generen puntos de peligro.
  • Se controla el riesgo de incendio en márgenes.
  • Facilita el drenaje del entorno de la vía en caso de lluvias
  • Minimiza deterioros en estructuras, obras de fábrica y elementos ITS, principalmente causados por la vegetación.
  • Garantiza un mejor estado de las vallas de cerramiento y permite la inspección de toda la valla perimetral para detectar deterioros que pudieran ser origen de entradas de animales.

La campaña de siega y desbroce es estacional. Se inicia habitualmente en abril y finaliza en noviembre, aunque en primavera es cuando se dedican más medios materiales para mantener los márgenes, cunetas y medianas en las mejores condiciones. El número de actuaciones a realizar a lo largo de estos meses varía entre 2 y 4, en función de factores como la pluviometría del año, la temperatura y las horas de luz.

En pleno verano, la prioridad es evitar la propagación de los incendios forestales, por lo que hay que disponer de medios para una primera intervención en caso de fuego. En invierno, por el contrario, la principal tarea es la retirada de maleza seca y la adecuación de las zonas de siega.

RIESGOS

Sobreesfuerzos por movimientos repetitivos o por fatiga postural.
Caídas a diferente nivel.
Caídas al mismo nivel.
Pisadas sobre objetos.
Choque contra objetos inmóviles.
Atropellos o golpes por vehículos.
Proyección de fragmentos y partículas.
Contactos térmicos.
Exposición al ruido.
Incendios.

EPI

Guantes de cuero
Pantalla protectora facial completa
Calzado de seguridad
Protectores auditivos
Mascarilla (si es necesario)
Ropa de alta visibilidad
Espinilleras y delantal
Pantalón para desbrozar en trabajos
forestales
Casco (para trabajos forestales)

No se realizarán trabajos de tala, poda y siega en el caso de tormentas eléctricas, así como en el caso de vientos fuertes y racheados.

Fuente: Parcs i Jardins

En la actualidad, es el Real Decreto 614/2001 sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico (en adelante RD 614/2001).

Entendemos por riesgo eléctrico “aquel originado por energía eléctrica, tales como: choques eléctricos por contacto con elementos en
tensión, quemaduras por choque o arco eléctrico, caídas o golpes a consecuencia de choque o arco eléctrico, así como explosiones o incendios causados por la electricidad”.
=> alta tensión como la “tensión nominal superior a los 1 kV (ITC-LAT 01)”.
=> baja tensión las “instalaciones eléctricas cuya tensión nominal es igual o inferior a 1.000 Voltios para corriente alterna y 1.500 voltios para corriente continua.
 
Consulta el manual informativo de PRL: RIESGO ELÉCTRICO
 
Señalización Móvil de Obra

Anuario Estadístico de Accidentes (DGT)

PRL para Operario COEX
 
Señalización provisional en obras de carreteras PRL.  (Video)